Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
Teléfonocómo llegar

Estrellados Michelin colocan a Cantabria en la excelencia de la gastronomía

Publicado: 6 de Diciembre de 2016

Cocinando a fuego lento y en la justa proporción creatividad, trabajo, equipo y humildad se llega a "emplatar" una receta en la que dos chefs, con restaurante en dos pueblos de una pequeña comunidad como Cantabria, logran su segunda estrella Michelin y colocan su nombre y a su región en la excelencia de la gastronomía.

Dos cocinas personales pero vinculadas a la diversidad que da un mismo territorio y un mismo producto. La de "El Cenador de Amós" la define su chef, Jesús Sánchez, como "nacida aquí pero abierta al mundo"; y la de "Annua" es para Óscar Calleja "la del mar Cantábrico, con unas raíces mexicanas e influencias asiáticas".

Una gastronomía influenciada por el mar y la montaña que rodean la antigua ostrería de San Vicente de la Barquera -villa marinera de 4.500 habitantes- donde desde 2008 se encuentra "Annua", y la casona del siglo XVIII, en Villaverde de Pontones (pueblo con unos 500 habitantes), donde en 1993 abrió sus puertas "El Cenador de Amós".

En una entrevista con EFE frente a los fogones, Jesús y Óscar reconocen que recibir el aval de la Guía Michelin en forma de segunda estrella es "la realización de un sueño, pero con los pies en la tierra" y conscientes de la responsabilidad que ello conlleva.

Como dice Oscar Calleja, a partir de ahora ambos restaurantes son "un referente para Cantabria a nivel nacional, que deben superar dos exámenes diarios, uno en la comida y otro en la cena".

"Recibir felicitaciones de clientes por lograr la segunda estrella Michelin es algo muy emocionante, pero también se agradece aquel que nos dice 'no os subáis a la parra', porque eso hace que nos sintamos humanos, ya que tampoco somos la 'repera pelotera'", precisa Jesús Sánchez.

A su juicio, la segunda estrella es también la culminación de un trabajo en el que todo un equipo ha puesto "mucho esfuerzo y entrega", y que abre otros retos para mantener la distinción "y enfrentarse a nuevos límites".

De ahí que en ambos casos el equipo fuese el receptor del primer sentimiento al escuchar sus nombres en la gala de entrega de las estrellas Michelin. Tras esa alegría vendrían recuerdos de años de tensión y de perseguir un sueño e, inmediatamente, el examen de qué es necesario cambiar para mejorar y estar a la altura.


fuente: Diario Montañés

haz clic para copiar mailmail copiado